Implantes dentales

Diente de raíz artificial

Las personas que han perdido un solo diente deciden reemplazarlo con un especialista en Implantes Dentales por razones estéticas o de apariencia.

Un implante dental es una raíz dental artificial que se coloca en la mandíbula para sostener un diente o puente de reemplazo. Los implantes dentales pueden ser una opción para las personas que han perdido uno o varios dientes debido a una enfermedad periodontal, una lesión o alguna otra razón.

Cirugía de implante dental

Cuando se extrae un diente dañado o deteriorado, se pierden tanto la parte visible del diente, llamada corona, como la raíz.
Si no se hace nada para reemplazar el diente que falta, existe el riesgo de movimiento de los dientes de arco antagonistas, y de los dientes vecinos que se mueven en el espacio edéntulo (espacio donde falta el diente), causando problemas en los dientes vecinos que aumentan el posibilidades de que estos también se pierdan. El hueso donde se alojó el diente perdido comienza a atrofiarse inmediatamente después de la pérdida de dientes.

Los implantes dentales generalmente pueden ser adecuados para usted si:

Le faltan uno o más dientes

Tiene una mandíbula que alcanzó su pleno crecimiento

Quiere mejorar el habla

Usted está dispuesto a comprometerse con el proceso durante varios meses

Tiene huesos adecuados para asegurar los implantes o puede recibir un injerto óseo

No puede o no quiere usar dentaduras postizas.

Usted no tiene enfermedades que afecten la cirugía oral o la cicatrización ósea

Tus dientes son más importantes de lo que piensas