Injerto óseo

La pérdida de dientes a menudo conduce a más pérdida de hueso con el tiempo. Para que los implantes dentales tengan éxito, la mandíbula debe tener suficiente hueso para sostenerlos.

El Injerto óseo dental o aumento óseo, es un término que describe una variedad de procedimientos utilizados para «construir» hueso de forma que los implantes dentales se puedan colocar como una opción de reemplazo dental. Estos generalmente implican el injerto (adición) de hueso o materiales similares a los huesos a la mandíbula. Si el hueso debajo de la encía no es lo suficientemente alto, lo suficientemente ancho, o ambos, necesitará tratamiento dental para agregar hueso a la mandíbula antes de que se puedan colocar los implantes.

¿CÓMO FUNCIONA?

Los injertos óseos obtenidos del paciente son el material de elección para la reconstrucción del hueso perdido. La mayoría de las veces, el injerto óseo se puede realizar tomando una pequeña cantidad de hueso de otra parte de la boca bajo anestesia local y luego colocarlo en el área donde se necesita para el implante mediante cirugía oral.

UNA SOLUCIÓN PARA TODO TIPO DE PACIENTES

La pérdida ósea varía de un paciente a otro, y de un área de la boca a otra. Los pacientes que no tienen condiciones óseas mínimas también pueden ser rehabilitados combinando reconstrucción ósea con injertos y la sustitución de dientes perdidos a través de implantes.

PROCESO DE RECUPERACIÓN

Después del injerto, usted tiene que esperar varios meses para que el material injertado se fusione con el hueso existente. En algunos pacientes, una pérdida grave de huesos y tejidos blandos podría comprometen el resultado final del tratamiento.

Lo que dicen mis pacientes

El Dr. Beltré es excelente y me encanta la sonrisa que tengo hoy. Tiene un centro moderno y es muy cuidadoso con el trabajo que realiza. Gracias a Él puedo enseñar la sonrisa que siempre soñé.
Karen. Miami

Tus dientes son más importantes de lo que piensas